Cómo limpiar su extractor de leche y por qué es importante

3 minutos
Cómo limpiar su extractor de leche y por qué es importante

Las nuevas mamás son muy conscientes de los riesgos que las bacterias dañinas pueden representar para un recién nacido. A menudo discutimos la importancia de que los invitados se laven las manos antes de cargar a su bebé o de evitar los espacios públicos donde los gérmenes pueden proliferar, pero quizás aún más esencial para la seguridad de su bebé es la práctica de mantener limpio el extractor de leche. Aprender a limpiar adecuadamente su extractor de leche y almacenar la leche materna de manera que prevenga el crecimiento de bacterias es esencial para proteger la buena salud de su pequeño.

Las mejores formas de limpiar su extractor de leche (¡y por qué debería hacerlo!)

Es necesario limpiar cada parte del extractor de leche que entra en contacto con el pecho o la leche materna, incluidas las válvulas, las membranas, los protectores mamarios y los conectores, entre otros. Esto se debe a que la humedad en la leche materna crea rápidamente el ambiente perfecto para que el moho, los hongos y los gérmenes crezcan y florezcan rápidamente.

Antes de cada sesión de extracción:

Lávese bien las manos con agua tibia y jabón.

  • Inspeccione el kit y los accesorios de su extractor de leche mientras ensambla el extractor. Los tubos que estén mohosos o que tengan gotas de agua en el interior deben desecharse.
  • Use toallitas desinfectantes para limpiar los diales, los interruptores y la superficie sobre la que lo colocará el extractor de leche.

Después de cada sesión de extracción:

  • Limpie el área, la superficie, los diales y los interruptores del extractor de leche con toallitas desinfectantes.
  • Desarme su extractor de leche y separe cada una de las partes que entraron en contacto con su pecho o leche.
  • Enjuague cada parte con agua corriente para eliminar cualquier resto de leche. No coloque estos artículos directamente en el fregadero.
  • Consulte el manual de su extractor de leche, ya que algunos accesorios del extractor se pueden colocar en el lavavajillas. De lo contrario, lave las piezas a mano en un lavabo que solo se usa para limpiar el kit de extractor de leche y los artículos de alimentación infantil.
  • Coloque la palangana y las piezas del extractor de leche y el cepillo para biberón sobre un plato limpio o una toalla de papel para que se sequen.
  • Deje que cada parte se seque al aire. * No las acaricie ni las frote con una toalla para que se sequen.

* Nota: no guarde su extractor de leche hasta que cada parte esté 100% seca para evitar el crecimiento de moho y bacterias.

Despues de limpiar:

Para eliminar más gérmenes, desinfecte las piezas de la bomba, el lavabo y el cepillo para biberones al menos una vez al día después de haberlos limpiado. Los artículos se pueden desinfectar con vapor, agua hirviendo o un lavavajillas con una configuración de desinfección. La desinfección es especialmente importante si su bebé tiene menos de 3 meses, nació prematuramente o tiene un sistema inmunológico debilitado debido a una enfermedad o tratamiento médico. Para obtener instrucciones detalladas sobre cómo desinfectar las piezas de su bomba, visite este enlace.

Almacene las piezas de forma segura:

Guarde los artículos secos de forma segura hasta que los necesite. Asegúrese de que las piezas limpias de la bomba, los cepillos para botellas y los lavabos se hayan secado al aire completamente antes de guardarlos. Los artículos deben estar completamente secos para ayudar a prevenir el crecimiento de gérmenes y moho. Guarde los artículos secos en un área limpia y protegida.

Almacenamiento adecuado de la leche materna

La leche materna tiene un cierto período de tiempo en el que debe usarse para proporcionar la mayor cantidad de nutrientes posible. Ya sea almacenada a temperatura ambiente, refrigerada o congelada, la leche materna a veces puede estropearse antes de que pueda usarla. La vida útil de la leche extraída variará entre los métodos de almacenamiento debido a las condiciones de temperatura y la exposición.

La leche materna recién extraída se puede almacenar a temperatura ambiente durante cuatro a seis horas.

  • La leche materna se puede almacenar en el refrigerador hasta por cinco días entre 32 y 39F.
  • La leche materna se puede almacenar en el congelador hasta por seis meses y 12 meses en un congelador profundo.