10 formas de incluir a sus hijos en su rutina de ejercicios

6 minutos
10 formas de incluir a sus hijos en su rutina de ejercicios

Entre los pañales y las comidas, la hora de la siesta y el intento de mantener un nivel aceptable de higiene, puede ser aparentemente imposible encontrarlo para su rutina de ejercicios. Si está trabajando, ¡puede ser aún más difícil! Las demandas de una madre son infinitas, y casi siempre ponemos nuestras necesidades en último lugar, en último lugar. Por ejemplo, le doy de comer al perro antes de alimentarme yo mismo, por último. Y eso está bien, la mayor parte del tiempo. Nuestra familia nos necesita y, a menudo, es la fuerza motriz para muchos de nosotros. El truco consiste en encontrar la manera de satisfacer sus necesidades diarias. Los siguientes trucos pueden ayudarlo a incluir a sus hijos en su rutina de ejercicios.

1. Déjelos contar o contar para ellos.

Abdominales, flexiones, burpees, sentadillas. Funciona para todos estos y muchos más. Si tiene un bebé, cuente en pequeños incrementos del 1 al 5 o del 1 al 10. Esto les ayudará a familiarizarse con los números y la repetición les ayudará a aprender. Si sus hijos son mayores, niños pequeños y mayores, déjelos contar para usted. Cada día puede contar más y más hasta que su pequeño ayudante inteligente conozca todos sus números. Incluso los niños mayores, si todavía están interesados ​​en pasar el rato contigo, ¡conviértelo en una competencia! ¡Vea quién puede hacer más repeticiones!

2. Utilice su rutina de ejercicios como una oportunidad para su desarrollo físico.

El tiempo boca abajo o en el suelo, en general, puede ser un momento molesto para los bebés. Hágalo más suave bajándose con ellos y aproveche la oportunidad para tonificarse un poco usted mismo. Durante el tiempo boca abajo de su bebé, practique el “superhombre” recostándose boca abajo con los brazos y piernas levantados del piso. Contraiga los abdominales y los glúteos y manténgalos así durante 30 segundos a un minuto. Me gusta alternar entre esto y abdominales.

Acostarse boca arriba también es un momento para el desarrollo físico. Dependiendo de la edad que tengan, es cuando los bebés descubren las partes de su cuerpo. Los pies, las manos y aprender a rodar de lado a lado o incluso a rodar son parte del aprendizaje de su tiempo en el piso. Esta es una excelente oportunidad para hacer ejercicios como tablas, flexiones o puentes.

Además, hacer una tabla sobre la parte superior o acostarse junto a su pequeño le permitirá memorizar aún más su rostro y sus rasgos. Este puede ser un momento perfecto para crear lazos afectivos.

3. ¡Compite contra ellos!

¡A los niños les encanta correr! ¿Y adivina qué? ¡A veces puedes ganar! Este es un doble golpe. Puede hacer algo de cardio legítimo y enseñar a sus hijos a ser un buen deporte al mismo tiempo. Las oportunidades son infinitas aquí. Asegurarles que está bien perder a veces es esencial, lo cual es una forma indolora de presentar la noción. ¿El pequeño todavía no camina del todo? No hay problema. Un día, mientras perseguía a mi perro en el parque después de que se soltó la correa, noté que mientras corría detrás de ella detrás del cochecito, ¡mi pequeño chillaba de alegría! ¡Le encantó! No importa el sudor empapándome y la gente mirándome como si yo fuera el peor dueño de una mascota del planeta. Desde ese día, comenzamos a correr en pequeñas carreras en nuestras caminatas regulares.

4. Hablando de paseos. . .

Es una de las mejores formas que he encontrado para cansar a mi hijo entre siestas. Hago mucho ejercicio y el aire fresco es esencial para los dos. Bonificación, comencé a llevar a la perra con nosotros, ya que vamos casi todos los días y ella nunca se ha portado mejor. Llevarla a pasear con nosotros la ayuda a deshacerse de un poco de energía reprimida. Después de todo, ¡nuestros niños de cuatro patas también necesitan ejercicio!

La mejor parte de realizar caminatas para incorporar a los niños en su entrenamiento es personalizar la caminata para su día. Todos hemos tenido esos días que, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, son un caos de principio a fin. Antes de que te des cuenta, es la hora de la cena, seguida de un baño y luego de la cama. La buena noticia es que puede caminar por la calle y regresar o dar la vuelta a la cuadra y aún así sentir los beneficios de salir de casa (¡al menos un poco!).

5. Enséñeles.

Los niños deben tener un modelo a seguir saludable que les enseñe la importancia del ejercicio. Desde trotar y saltar de tijera hasta levantar pesas y todo lo demás, a tus hijos les encantará ser parte de tu actividad. Hacer que un niño de 4 años haga sentadillas parece ridículo, pero hay que empezar por algún lado. El truco consiste en hacer las cosas en intervalos cortos de tiempo y ser súper flexible al intentar cada actividad. Van a ser tontos y querrán hacerlo a su manera. Simplemente rueda con él e intenta apuntarlos en la dirección correcta mostrándoles cómo lo haces.

6. Estirarse y meditar.

Puede ser una de las formas más fáciles y agradables de incorporar a su hijo a su entrenamiento. Sentarse en el suelo y estirarse se puede hacer casi en cualquier momento y es algo que su pequeño atleta puede aprender rápidamente. Sé lo que estás pensando, «sí, claro, veamos si consigues que mi niño pequeño medite». Sé que suena imposible. Pero realmente se puede hacer, y los beneficios que se obtienen al ayudar a su hijo a meditar no tienen precio.

7. Actividades estacionales.

Aproveche el clima en su área para mantenerse activo. En verano, la natación puede mantener a los niños ocupados durante horas y es una excelente manera de desarrollar la fuerza muscular. Pisa en el agua mientras supervisas o das vueltas mientras ellos chapotean. ¡Incluso los bebés y los niños pequeños pueden nadar contigo de forma segura durante bastante tiempo! El otoño y la primavera ofrecen las temperaturas ideales para salir y llevar a los más pequeños de excursión. No solo harán un gran ejercicio, sino que es la oportunidad perfecta para enseñar a sus aventureros sobre la naturaleza. Incluso si su bebé no tiene la edad suficiente para caminar (o disfrutar de la naturaleza todavía), puede tomar una bata o un portabebés y llevarlos con usted. El invierno es un poco más complicado para mantenerse activo, pero una buena pelea de bolas de nieve a la antigua o un trineo le asegurarán al menos un poco de cardio.

8. Haga repeticiones sigilosamente durante las actividades diarias.

¿Hora de la cena? Haga algunas sentadillas mientras revuelve, voltea o asa a la parrilla. ¿Mecer al bebé para prepararse para la hora de dormir? En lugar de mecerse en la mecedora, intente cerrar las persianas y subir y bajar las escaleras. Otra opción es pararse y balancearse de lado a lado. La multitarea puede proporcionar una cantidad asombrosa de ejercicio. Estacionarse muy lejos de las puertas durante sus mandados, por ejemplo, puede robarle un poco de tiempo para caminar cuando, de lo contrario, no tendría la oportunidad. ¡Solo sé creativo!

9. ¡Hora de jugar!

El ejercicio es la meta. Nadie dijo que tiene que ser profesional o serio. Crear juegos y hacerlos con sus hijos puede ser una forma divertida de mostrarles su lado tonto y aún así obtener el acondicionamiento físico que su cuerpo necesita. Las pistas de obstáculos, jugar a la mancha, correr a través de los aspersores o un juego clásico de kickball son excelentes opciones. Si su pequeño es demasiado pequeño para seguirle el ritmo, intente organizar una fiesta de baile o un juego súper activo de peek-a-boo (piense, el bebé está en la cuna y usted aparece con un peek-a-boo de una posición de burpee).

10. Utilice el ejercicio como una oportunidad para conocer aún más a su hijo.

Cuáles son sus intereses, conócelos y juega con ellos. Permítales crear algunas reglas para un nuevo juego o agregar sus desafíos a una carrera de obstáculos. Pokémon Go? ¡Ve a por ello! ¡Corre de un lugar a otro! ¿Fanático del fútbol? Juega un juego súper enérgico de volar. ¿Diva del Hip Hop? Muéstreles sus movimientos y déjeles que le enseñen uno o dos movimientos propios. Dé un paso más allá y coreografíe un baile juntos para que los dos lo memoricen. Cualquier pequeño bailarín estará encantado con esta atención personalizada.