Consejos de presupuestación para mamás que odian el presupuesto

6 minutos
Consejos de presupuestación para mamás que odian el presupuesto

Es hora de concentrarse y comenzar a ahorrar dinero o deshacerse de sus deudas, pero prefiere hacer cualquier cosa que sentarse y hacer un presupuesto. ¿Te suena esto? ¿Asocias el presupuesto con hacer dieta? Piensas: «Empezaré con eso otro día», porque la elaboración de un presupuesto es una tontería.

¿Por qué la mayoría de la gente odia hacer presupuestos?

Si soy honesto, tampoco disfruto demasiado hacer un presupuesto, ¡y entreno a la gente en estas cosas para ganarme la vida! Hacer un presupuesto requiere que actuemos. Y, francamente, nosotros, como seres humanos, tendemos a estar naturalmente motivados por las cosas que nos llegan con facilidad y naturalidad. Para muchos, creen que hacer un presupuesto es difícil, por lo que el solo hecho de pensar en sentarse a escribir un presupuesto les da escalofríos. Lo entiendo; Es difícil inspirarse en las finanzas personales, sobre todo si no tenemos una mentalidad monetaria positiva.

A la mayoría de la gente no le gusta hacer un presupuesto. En la mayoría de los casos, es la razón principal por la que las personas dudan en comenzar un viaje hacia la recuperación financiera. Sin embargo, la creación de un presupuesto es una parte esencial del proceso.

Estas son algunas de las razones por las que la mayoría de las personas encuentran poco o ningún placer en hacer un presupuesto:

  • Se necesita mucha automotivación para empezar.
  • Se convierte en un elemento de la lista de tareas pendientes que queda enterrado por tareas más urgentes.
  • Hay muchos expertos que le dicen a la gente que ya lo están haciendo mal, así que ¿para qué molestarse?
  • Hacer un presupuesto es un experimento y muchos se quedan sin paciencia cuando no funciona la primera vez.
  • Las personas se sienten abrumadas por dónde están y dónde realmente quieren estar financieramente.
  • Muchos están atrapados en la vergüenza y el juicio propio debido a errores monetarios del pasado.
  • Por lo general, la gente no se emociona al ver su falta de dinero.
  • ¡Las finanzas personales pueden, de hecho, ser aburridas!

Entonces, ¿cómo pasamos de odiarlo a arremangarnos y hacerlo? Después de leer la lista anterior, ¿ves al menos una razón que te suene a verdad? No queremos hacer las cosas que no nos gusta hacer; queremos hacer las cosas divertidas.

¿Qué pasaría si le dijera que la clave para replantear su posición sobre el presupuesto es descubrir su «por qué» para avanzar hacia la estabilidad financiera? El hecho es que no podrá avanzar financieramente hasta que pueda lograr que su comportamiento monetario se alinee con sus objetivos financieros. La forma de hacerlo es comenzar a presupuestar.

A continuación se presentan 5 consejos para las mamás que odian el presupuesto

1. Comience con pequeñas metas y acciones

Es importante tener una meta y realmente precisar por qué quiere ganar con dinero. Si siente que es hora de poner sus finanzas en orden, querrá comenzar escribiendo 2-3 razones por las que está haciendo esto. ¿Cuáles son los 2-3 que quieres hacer esto? ¿Es para salir de deudas, irse de vacaciones o hacer un cambio de carrera? Cualesquiera que sean sus razones, aclare y anótelas. Deberá poder consultarlos para mantener el rumbo.

Una vez que sus metas estén claramente definidas, comience con metas procesables más pequeñas. Por ejemplo, a la mayoría de los expertos financieros les gustaría que tuviera de 3 a 6 meses de gastos reservados para emergencias. Si ese parece ser un objetivo que está demasiado lejos para usted, comience con solo concentrarse en acumular los gastos de un mes. Quiere pagar todas sus deudas; bien, comience con la deuda más baja y concéntrese realmente en eliminar esa deuda primero. Los objetivos pequeños y viables que se pueden alcanzar lo ayudarán a mantenerse enfocado y motivado.

2. Mantenlo simple

La razón número uno por la que escucho de los clientes de por qué no presupuestan es que no les gustan las matemáticas. No necesitamos complicar demasiado la suma y la resta. Además, no necesita aplicaciones ni hojas de cálculo sofisticadas, que tienden a alejar a muchas personas del presupuesto. Me gusta usar lápiz y papel, papel borrador, un diario, un cuaderno. Solo usa lo que tienes y escríbelo. Si eres un experto en tecnología, descarga una aplicación o crea una hoja de cálculo. Haz lo que te funcione.

Empiece por averiguar qué ingresos ingresan (después de impuestos) y reste los ingresos (gastos). ¡Súper simple! Otro consejo profesional cuando recién está comenzando es usar un presupuesto de cheque de pago. Un presupuesto de cheque de pago funciona al observar un cheque de pago y determinar qué facturas deben pagarse antes de que le paguen nuevamente. Para el próximo cheque de pago, determinará lo que deberá pagar con ese y planificará en consecuencia. Esto elimina parte de la abrumadora planificación con un mes completo de anticipación.

Algunas de las categorías principales que utilizará al analizar sus gastos son:

  • Comida
  • Alojamiento
  • Utilidades
  • Transporte

En ese orden.

3. Póngase cómodo con la imperfección

Les digo a todos mis presupuestadores novatos que un presupuesto por primera vez es solo un experimento. Por lo general, se necesitan al menos 90 días para sentirse cómodo creando un presupuesto. En esos primeros meses, lo modificará y masajeará para que funcione para usted y su familia. La vida pasa, las cosas aparecerán y los gastos cambiarán inesperadamente, así que aprenda a adaptarse y seguir la corriente al principio. Con demasiada frecuencia, las personas se presionan innecesariamente a sí mismas mientras aprenden a hacer un presupuesto, lo que conduce a una sensación de fracaso. Cuando esto sucede, el presupuesto sale por la puerta.

Al comenzar el proceso de presupuestación, su lista de prioridades se revelará por sí sola. Y aquí está la parte interesante: muchas personas ni siquiera conocen sus prioridades financieras cuando comienzan. Los descubrirá y se sorprenderá con el poder y la libertad que conlleva tomar decisiones financieras para usted y su familia. En última instancia, los presupuestos no tienen que ser inamovibles. Simplemente aprenda a adaptarse y no espere la perfección.

4. Dése algo de dinero

Los presupuestos pueden parecer muy restrictivos porque, al comenzar, tiende a olvidarse de todas las pequeñas formas en que gasta el dinero. Sugiero mirar hacia atrás en los 2-3 meses anteriores para ver dónde se ha ido su dinero para tener una buena idea de cómo está gastando el dinero actualmente. Cuanto más preciso pueda obtener los números, más fácil será el proceso de presupuestación.

Asegúrese de darse parte del dinero que gana y no se limite a hacer un presupuesto para pagar las facturas. ¿Cómo gastas tu dinero actualmente en ti mismo? ¿Te estás dando un capricho en una cafetería todos los días, ropa, artículos de cuidado personal, membresías en un gimnasio? Asegúrese de incluir sus gastos personales en el presupuesto.

5. Céntrese en lo positivo, no en los sacrificios

La oportunidad de crear un presupuesto es realmente darle un nivel de libertad financiera. Desafortunadamente, la elaboración de un presupuesto ha tenido una mala reputación porque se parece mucho a una dieta en la que te concentras en todas las cosas que no puedes tener. Porque ¿no es cierto cuando nos dicen que no podemos comer el cupcake, todo lo que queremos es el maldito cupcake?

El objetivo aquí no es quitarle todas las cosas que ama o disfruta hacer, sino incorporarlas en su presupuesto cada mes. Si desea alcanzar sus metas financieras más rápido, esté dispuesto a decir «no» a las cosas que no necesariamente necesita en este momento para decir «sí» a las cosas que ama.

Todo vuelve a tu por qué

Esas metas que anotaste el primer día entrarán en juego porque habrá días en los que querrás algo fuera de tu presupuesto, o buscarás la tarjeta de crédito para comprar lo que te llama por tu nombre. Efectuar un presupuesto requiere cierto nivel de compromiso y fuerza de voluntad, pero los sacrificios no durarán para siempre. A medida que observe un crecimiento positivo hacia sus metas establecidas, ganará confianza y el impulso lo mantendrá motivado.

Elaborar un presupuesto puede, de hecho, ser un desafío pero también muy gratificante. Se necesita práctica y consistencia, pero como todas las habilidades nuevas, se necesita algo de tiempo para ser bueno en ellas. Incluso las personas que lo hacen bien tienen desafíos. Mi consejo es que no te asustes al hacer un presupuesto, sino que lo aceptes como una forma de ganar control y hacer que tu dinero se comporte.